HUEVOS BENEDICT (BENEDICTINOS) | Videoreceta


Hoy volvemos a viajar. Y lo hacemos, una vez más, con la clásica incertidumbre de no saber exactamente a donde, pues esta es otra de esas recetas con diversas teorías sobre su creación. Sí parece claro que nació en Nueva York a finales del siglo XIX, otra cosa es quien fue el padre de la criatura y donde se inspiró. Sea como sea, los huevos benedict (benedictine o benedictinos) son el desayuno ideal de cualquier anglosajón. Un chute de energía que, para colmo, es pura delicia. ¡Es lo más parecido a darse un festín con un único plato! A priori, es una receta complicada, con diferentes elaboraciones básicas que, sin embargo, pueden sustituirse por pasos más sencillos.

Por ejemplo, los "English muffins" que nos sirven de base, se pueden sustituir por una rebanada de pan de molde tostado. Y la mantequilla podemos usarla derretida, en lugar de clarificarla, un básico muy sencillo que encontramos en muchas recetas y no sabemos como hacer. La salsa holandesa se puede comprar ya hecha, pero claro, no es lo mismo. Yo he querido hacer todos los pasos, por lo que creo que ha quedado un vídeo bastante completo y útil. ¡A ver qué os parece!

La receta de los muffins la vi en Gastronomía y cía, cuando se trata de panes es al primer sitio que voy.

VIDEORECETA


HUEVOS BENEDICT

INGREDIENTES: 4 personas

4 huevos ecológicos
2 litros de agua
100 ml de vinagre de vino blanco
2 English muffins (o 4 rebanadas de pan de molde)
4-8 lonchas de jamón ibérico (o bacon)
Salsa holandesa
Cebollino fresco picado

Para los English muffins:
225 g de harina de trigo
165 ml de leche entera
8 g de mantequilla clarificada (o mantequilla derretida)
8 g de levadura fresca
1/4 cucharadita de azúcar
4 g de sal

Para la salsa holandesa:
2 yemas de huevo ecológico
120 g de mantequilla clarificada (o mantequilla derretida)
1,5 cucharadas soperas de agua fría
Sal
Pimienta blanca

Utilidades:
Tabla de equivalencias

PREPARACIÓN:

Clarificamos la mantequilla. Tan fácil como poner la mantequilla al baño María hasta que esté totalmente derretida y veáis en el fondo la grasa. No tenemos que remover ni nada, simplemente dejar a fuego medio, hasta que esté totalmente líquida. Dejamos reposar durante 15 minutos, la colamos y ya la podemos usar tanto en los muffins ingleses como en la salsa holandesa. Si preferís obviar este paso, podéis usar la mantequilla simplemente derretida.

Para la salsa holandesa echamos 2 yemas de huevo en un cazo. Añadimos una cucharada y media sopera de agua fría, sal, pimienta molida y batimos con unas varillas. Hacemos la salsa al baño María, a fuego medio.  Hemos de batir sin parar. Sin dejar que el agua llegue a hervir, sino la yema se nos podría cuajar, hasta que espese tal y como véis en el vídeo. Sin dejar de batir, vamos añadiendo 120 g de mantequilla clarificada o, si preferís, simplemente derretida, hasta que emulsione la salsa. Opcionalmente, al final, podemos añadir zumo de limón. Yo, para esta receta, no añadiré limón.

Los English muffins o muffins ingleses son el pan que normalmente llevan los huevos benedict. De los 165 ml de leche tibia que necesitamos, echamos una poquita en un bol y deshacemos 8 g de levadura fresca. Tamizamos 225 g de harina en un bol, hacemos un agujero en el medio e incorporamos el resto de leche tibia y la que tenemos con la levadura. Echamos 8 g de mantequilla clarificada o derretida, 1/4 de cucharadita de azúcar y 4 g de sal. Mezclamos con ayuda de una espátula o con los propios dedos hasta integrar todos los ingredientes. Untamos con aceite de oliva virgen extra la superficie de trabajo y nuestras manos. Untamos también el bol. Amasamos durante 5 minutos con unas varillas de amasar eléctricas o bien con las manos. Conseguiremos una masa bastante pegajosa. Damos forma de bola a la masa y tapamos con film transparente dentro del bol. Dejamos reposar hasta que doble su volumen.

Enharinamos la superficie de trabajo y estiramos la masa con un rodillo. Hemos de conseguir una masa de 1 cm de grosor aproximadamente. Con ayuda de un cortador damos forma a nuestros muffins. La masa sobrante la vamos reaprovechando. Con estas cantidades nos salen 9 muffins. Los vamos colocando sobre papel vegetal en una bandeja de horno. Dejamos reposar en un lugar cálido, tapado con film transparente, durante 1 hora. Pasado el tiempo, cortamos el papel individualmente. Ponemos los muffins en una plancha caliente. Los hacemos a fuego medio alto 6-8 minutos por cada lado.

En la misma plancha vamos a pasar en este caso el jamón ibérico, pero podríais poner bacon, panceta, jamón serrano, jamón de parma...  Partimos los muffins por la mitad y los tostamos.

Hacemos los huevos poché. En una olla alta ponemos 2 litros de agua y 100 ml de vinagre de vino blanco. El agua tiene que estar caliente, casi a punto de hervir. Echamos los huevos en un bol y de ahí a la olla de agua. Huevos ecológicos, de los buenos. Dejamos los huevos haciéndose durante 3 minutos, de esa manera, la clara estará cuajada y la yema líquida. Pasados los 3 minutos los escurrimos y pasamos a un bol con agua fría, para romper la cocción. Y de aquí a un plato.

Vamos ya a emplatar. En primer lugar, colocamos los muffins, seguido de una o dos lonchas de jamón por comensal, colocamos el huevo sobre el jamón y cubrimos cada huevo con la salsa holandesa. Finalmente, decoramos con un poquito de cebollino fresco.

Cualquier duda, mira el vídeo.

CONVERSATION

Back
to top