TARTA DE CUMPLEAÑOS DE ROSAS | Videoreceta

(1)

En primer lugar quiero deciros que si la temperatura en vuestra cocina es superior a los 21ºC no deberíais hacer esta taaaartaaaaaa... ¡No seáis tan locos como yo! Todo sea por los amigos y, sobre todo, por la princesita Olivia que cumplía un añito y se merecía una supertarta. Con mucho azúcar sí, pero 1 año no se cumplen todos los días, así que teníamos que celebrarlo a lo grande. En el vídeo podréis ver lo fácil que es hacer la decoración, aunque eso sí, en diciembre ¡por favor! Casi me meto en la nevera para acabarla de decorar... En cualquier caso, fuera bromas, y como seguro que todos tenéis algún sobrino, hermano, padres, marido, mujer o amigo que decidieron nacer en verano, no dejéis de intentar hacer esta tarta, podríamos decir, clásica, pues tanto su corte interior como decoración exterior son de lo más socorrido (y aplaudido) en tartas de cumpleaños. Clásica y, a la vez, bonita. Sin florituras innecesarias.

Y no me enrollo más porque, antes de dar paso al vídeo, vengo con una sorpresa debajo del brazo. Nada menos que el sorteo (2) de un Kenwood Multione, alias "Inspector Gadget" como lo he llamado cariñosamente al mío, pues lo mismo te amasa, que te hace el zumo, que te rebana un calabacín, que te ralla el chocolate, que te pica la carne, que te monta la nata o te hace un gazpacho... ¿a qué le va que ni "pintao" el nombrecito?

(1) El cuadro de la fotografía es de nuestro amigo y artista Alfredo Romero.
(2) El sorteo ya ha finalizado, ¡muchísimas gracias a todos por participar!

VIDEORECETA


TARTA DE CUMPLEAÑOS DE ROSAS (ROSE LAYER CAKE)

INGREDIENTES:

Para los bizcochos:
12 huevos L
440 g de harina de trigo tamizada
400 g de azúcar
1 cucharada/sopera de esencia de vainilla
Colorante Wilton Pink (rosa)
Colorante Wilton Rose (rosado)

Para el almíbar:
150 ml de agua
100 g de azúcar
3 cucharadas/soperas de mermelada de albaricoque
1 chorrito de Amaretto (o vuestro licor favorito)

Para el frosting de queso:
750 g de queso mascarpone (o cualquier queso tipo crema)
750 g de mantequilla sin sal punto pomada
1,5 kg de azúcar glas
1 cucharada/sopera de esencia de vainilla
Colorante Wilton Pink (rosa)
Colorante Wilton Rose (rosado)

Utilidades:
Tabla de equivalencias
Dónde comprar mis utensilios

PREPARACIÓN:

Empezamos preparando el bizcocho genovés, necesitaremos nada menos que 4 bizcochos.

Para conseguir montar bien las claras, debéis tener en cuenta, que tanto el bol como las varillas estén totalmente limpios y secos, ni siquiera debe estar mojado. Y muy importante que no caigan restos de yema en las claras, sino no se montaran. Debido a las cantidades vamos a hacer el bizcocho en dos tandas, podéis dividirlo en 2 partes o en 3 y 1 como voy a hacer yo. Empezamos batiendo a una velocidad baja, hasta que espume. Luego, ponemos velocidad media-alta. No es necesario montar las claras como un merengue, pero sí que estén bien firmes.

Echamos las claras en un bol aparte y en el mismo bol de la batidora, sin necesidad de limpiarlo vamos a batir las yemas. Echamos las yemas, el azúcar y la sal. Al igual que antes empezamos batiendo al mínimo y, en cuanto los ingredientes estén integrados, subimos a velocidad media alta hasta que las yemas blanqueen. Incorporamos las claras a las yemas en 3 tandas. Lo hacemos con ayuda de una espátula con movimientos envolventes, hasta conseguir una masa homogénea.

Tamizamos la harina. Ponemos la pala plana para incorporar la harina, o podemos ayudarnos de una espátula con movimientos envolventes. Vamos incorporando la harina poco a poco con el robot al mínimo. Una vez incorporada toda la harina, acabamos de mezclar con ayuda de una espátula con movimientos envolventes, y asegurándonos de arrastrar la harina del fondo del bol.

Dividimos la mezcla final en 4 boles a partes iguales. Teñimos tres masas con tres tonos rosas diferentes, de más fuerte a más flojo y la cuarta la dejaremos tal cual. Echamos la masa en cuatro moldes. En mi caso, desmontables. En el fondo, le pongo un círculo del mismo tamaño de papel vegetal. Las paredes las rociamos con spray desmoldante o las podemos enmantequillar y enharinar.

Horneamos con el horno precalentado a 170ºC durante 15 minutos. Dependiendo del número de moldes y la capacidad de nuestro horno, tendremos que hornear nuestros cuatro bizcochos en las tandas que sea necesario.

Una vez horneados, dejamos enfriar 5 minutos, desmoldamos y colocamos los bizcochos sobre una rejilla para que se enfríen bien. Lo ideal es hacer los bizcochos con bastante antelación. Mejor de un día para otro.

Vamos a preparar el almíbar para pintar nuestros bizcochos. En un cazo echamos 150 ml de agua, 100 g de azúcar, 3 cucharadas soperas de mermelada de albaricoque y un chorrito de amaretto, mi licor favorito para repostería, vosotros poned el vuestro. Removemos hasta que el azúcar esté completamente disuelta y dejamos hervir durante 5 minutos, después la reservamos.

Vamos a preparar el frosting de queso. para ello echamos en la batidora 750 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente. Necesitamos 1.500 g de azúcar glas tamizada, que iremos integrando en dos tandas. Sí, es mucha cantidad de azúcar, pero hay que tener en cuenta que es para una tarta de cumpleaños de la que saldrán unas 30-40 raciones. Nunca conviene abusar, pero una fiesta sin azúcar no es una fiesta. Si no tenéis un bol tan grande para hacer el frosting podéis dividirlo en dos partes. Batimos con las varillas de globo. Añadimos la otra mitad de azúcar glas y echamos 1 c/s de extracto de vainilla. Tenemos que batir, batir y batir hasta conseguir la textura idónea (ver vídeo).

Pasamos la mitad del frosting en un bol, al igual que antes, como necesitamos mucha cantidad y nuestros boles no son gigantes lo vamos a hacer en dos tandas. A la mitad que tenemos en el bol de la batidora añadimos unos 375 g de queso mascarpone. Ponemos la pala plana y batimos, primero al mínimo y luego a velocidad media hasta que el queso esté totalmente integrado con la mantequilla. Echamos el frosting en otro bol y lo reservamos en la nevera. Y ahora vamos con la otra mitad. Incorporamos en el bol de la batidora el resto de queso crema necesarios para la receta, es decir otros 375 g aproximadamente e incorporamos la mantequilla batida que teníamos reservada. Batimos al mínimo y luego a velocidad media hasta conseguir una masa homogénea.

Al igual que con los bizcochos hemos dividido el frosting en 4 boles para poder teñirlo, pero en esta ocasión hemos dejado en uno más que en los otros. Tenemos 3 boles con 500 g de frosting cada uno y el resto lo reservamos en un cuarto bol, que será el de mayor cantidad e irá sin teñir. ¡Importante reservarlos en la nevera!

Vamos ya a montar la tarta. Igualamos todos los bizcochos, en principio el que no hemos teñido es el que tenemos que igualar, pues al manipular menos la masa, ha subido un poco más. Empezamos con el bizcocho de color rosa más fuerte. Lo pintamos con el almíbar generosamente por todos los lados. Lo colocamos sobre el soporte de presentación, de esta manera no mancharemos la mesa de trabajo con el frosting. Pintamos con el almíbar y a continuación cubrimos con el frosting del bol más grande. Sed generosos para que quede un relleno bonito. Pintamos con el almíbar el siguiente bizcocho que será el rosa un pelín más claro. Vamos a colocar los bizcochos haciendo un degradado de más oscuro a más claro. Pintamos la superficie y las paredes con el almíbar. Os recomiendo hacer más frosting del necesario, como ha sido mi caso, para imprevistos. El último bizcocho lo vamos a colocar con la parte de abajo hacía arriba, de esta manera nos quedará la tapa perfectamente recta.

Pasamos cada color de frosting a una manga pastelera. Decoraremos con la boquilla 1M de Wilton, que he puesto en otra manga. Con ello, iremos cambiando los frosting de color sin necesidad de cambiar de boquilla (ver video). El frosting lo hemos teñido exactamente igual que las masas, utilizando los mismos tintes e intentando conseguir los mismos tonos. Empezamos decorando con la manga de color rosa fuerte, cortamos la punta y colocamos esta manga dentro de la manga vacía con la boquilla. Como la fiesta es un brunch en el campo, voy a cubrir toda la superficie con hiedra. Levantamos la tarta con mucho cuidado y con ayuda de una espátula y vamos colocando las hojas por debajo. Podemos poner cualquier tipo de hojas, como véis en el vídeo yo he puesto hasta romero.

Empezamos con la decoración, vamos a hacer unas rosas. Empezamos en el centro, una vuelta y cortamos. Como véis sacamos la manga y ponemos otro color, como mucho tenemos que limpiar la boquilla. La parte de arriba la cubrimos con el frosting sin teñir también en forma de rosa. Si os queda algún hueco le ponéis un punto y listo. ¡Sólo quedará soplar las velas!

Cualquier duda, mira el vídeo.

CONVERSATION

Back
to top