FLAN DE CAFÉ | ¿El mejor flan que existe?


Uno de los sabores que más me gusta en la repostería es el café. ¿Qué sería del tiramisú sin el café? Y creo también que el sabor del café convierte al flan en algo superior. No hay flan más rico que el de café. Aquí os traigo mi mejor receta de flan de huevo con sabor a café.

PROMOCIÓN: Así es el robot kCook Multi que uso en el vídeo. Tienes un 15% de descuento adicional en cualquier compra de la tienda online de Kenwood usando el código "MJ15". Código válido hasta el 31 de mayo de 2020.

Códigos siguientes:
KCOOKMJ (junio)
MJKCOOK (julio)
KENWOODMJ (agosto)
MJKENWOOD (septiembre)
RECETASMJ (octubre)





RECETA EN VÍDEO


FLAN DE CAFÉ

INGREDIENTES:

500 ml de leche
6 huevos
150 g de azúcar
2 cucharadas de café soluble

Para el caramelo:
100 g de azúcar moreno o blanco
2 cucharadas soperas de agua

Utilidades:
Tabla de equivalencias
Dónde comprar mis utensilios

PREPARACIÓN:

Echamos el caramelo en el molde y lo repartimos bien.

Echamos medio litro de leche en el vaso del robot. Si no tenéis robot podéis hacer este paso usando un bol y una batidora de mano. A continuación echamos 150 g de azúcar, dos cucharadas de café soluble y 6 huevos tamaño L. Trituramos durante 3 minutos, hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. Vertemos esta mezcla en el molde donde teníamos el caramelo.

Mi kCook Multi tiene diferentes funcionalidades, entre ellas la de cocinar al vapor. Lo más habitual es cocinar el flan al baño María en el horno, pero al vapor vamos a conseguir el mismo resultado. Echamos 1 litro de agua en el vaso del robot, ponemos la tapa y colocamos el accesorio de vapor encima. Colocamos nuestro flan y tapamos con papel de aluminio. En el horno hornearíamos el flan al baño María a 180 ºC. También podríamos hacerlo en una vaporera al fuego. El tiempo, en ambos casos, entre 45 y 60 minutos. En kCook Multi es tan sencillo como programar la opción Vapor. Si en lugar de hacer el flan en un solo molde utilizáramos flaneras individuales con 30 minutos sería suficiente.

Retiramos con cuidado el papel de aluminio, pinchamos para comprobar si está bien cuajado y dejamos enfriar totalmente a temperatura ambiente. Posteriormente reservamos en la nevera un mínimo de 6 horas.

Pasado el tiempo, pasamos un cuchillo por el borde y desmoldamos nuestro flan sobre un plato. Lo servimos porcionado como si fuera un bizcocho. No necesita acompañamientos, este flan se come solo.

Cualquier duda, mira el vídeo.

· Los comentarios en el blog están inhabilitados. Puedes comentar todo aquello que te apetezca sobre esta entrada en mi canal de YouTube o en cualquiera de mis redes sociales: Facebook, Instagram o Twitter.

CONVERSATION

Back
to top