TARTA DE CREMA Y MERENGUE ¡Todo un clásico!


La tarta de crema y merengue es un clásico de la repostería americana. Es famosa en el mundo gracias al cine cómico mudo, pues rara era la película que no acababa con una guerra de este tipo de tartas. Suele llevar una base de masa quebrada, una capa de crema pastelera y una segunda capa de merengue. Hay de diferentes decoraciones, hoy la haremos de coco. Como todas las tartas americanas resulta una combinación dulce, muy dulce, pero absolutamente deliciosa.

RECETA EN VÍDEO


TARTA DE CREMA Y MERENGUE

INGREDIENTES:

Para la masa:
135 g de harina de repostería
40 g de almendra molida
100 g de mantequilla sin sal en cubos y muy fría
50 g de azúcar
1 huevo tamaño L
1 cucharadita de esencia de vainilla
1 pizca de sal

Para la crema de coco:
4 yemas de huevo tamaño L
115 g de azúcar
60 g de maicena
280 ml de leche
335 g de leche de coco (para cocinar)
7 g de sal
3/4 cucharadita de esencia de vainilla
70 g de coco rallado

Para el merengue:
5 claras de huevo tamaño L
200 g de azúcar
Copos de coco (para decorar)

Utilidades:
Tabla de equivalencias
Dónde comprar mis utensilios

PREPARACIÓN:

Comenzamos con la masa quebrada. En un bol tenemos 135 g de harina de repostería. Hacemos un agujero en el centro y echamos 1 huevo tamaño L. A continuación echamos 40 g de almendra molida, 50 g de azúcar, una pizca de sal y 1 cucharadita de esencia de vainilla. Mezclamos bien con las manos hasta que el huevo esté integrado con el resto de ingredientes. Incorporamos 100 g de mantequilla sin sal cortada en cubos y que estén muy fríos. Hemos de ir integrando la harina con la mantequilla pellizcando con las manos, no hay que amasar. Volcamos la masa sobre la encimera para poder trabajarla mejor. Cuando tengamos casi toda la mantequilla integrada con la harina, vamos deshaciendo los posibles trocitos de mantequilla que nos queden. Para poder formar una bola podemos espolvorear un poco de harina sobre la masa y la superficie de trabajo y formar la bola. La envolvemos con film transparente y la reservamos en la nevera un par de horas.

Pasado el tiempo ya podemos estirarla. Esta masa queda un pelín pegajosa, así que es mejor estirarla entre dos papeles de horno. Vamos estirándola con un rodillo intentando que nos quede con forma redonda. Tenemos que hacerla tan grande como el tamaño del molde, incluyendo las paredes. Antes de quitarle el papel vegetal es aconsejable meter la masa 15 minutos en la nevera. Colocamos la masa en el molde y despegamos el papel. Vamos adaptando la masa al molde, procurando que quede bien por todos los lados. Cortamos el sobrante con ayuda de un cuchillo. Colocamos papel vegetal encima de la base y la rellenamos de legumbres secas. Y al horno que hemos precalentado a 200 ºC, calor arriba-abajo. Dejamos la tarta en la mitad del horno, bajamos la temperatura a 180 ºC, y horneamos durante 18 minutos. Pasado el tiempo retiramos las legumbres y volvemos a introducir la tarta en el horno durante 5 minutos más. Dejaremos que se enfríe totalmente antes de echar el relleno.

Vamos con la crema. Echamos 60 g de maicena en un cazo junto con 115 g de azúcar. Mezclamos con unas varillas e incorporamos 7 g de sal. Todavía no hemos encendido el fuego, es importante disolver la maicena en los líquidos fríos o a temperatura ambiente, pero nunca calientes. Echamos 280 ml de leche y mezclamos con las varillas hasta que la maicena se haya disuelto totalmente. Entonces echamos  335 g de leche de coco, la de lata, la de cocinar. No la de beber. Mezclamos nuevamente. Encendemos el fuego, ponemos a fuego medio y retiramos un poco de la mezcla para añadírsela a 4 yemas de huevo tamaño L, con la intención de aligerarlas un poco. Echamos las yemas al cazo y seguimos removiendo sin parar. Una vez estén todos los ingredientes bien integrados cambiamos las varillas por una cuchara de madera. La mezcla irá poco a poco espesando. Sabremos que ha espesado lo suficiente cuando hagamos un surco en la parte cóncava de la cuchara y la crema no se junte. En ese momento, apagamos el fuego. Incorporamos 3/4 de cucharadita de esencia de vainilla y 70 g de coco rallado. Removemos bien hasta que esté todo bien integrado y ya tenemos nuestra crema pastelera de coco lista. Echamos la crema sobre la tarta, la repartimos bien y tapamos con film transparente a piel. Es importante tapar la crema para que no se forme costra. Una vez tibia la reservamos en la nevera hasta que se enfríe totalmente. De un día para otro mejor. 

Tenemos unos copos de coco que vamos a tostar en el horno. A 180 ºC, no más de 5 minutos, colocando la bandeja en la parte media del horno. No los perdáis de vista que se queman rápido, solo queremos que cojan un bonito color dorado. Una vez listos, los reservamos para la decoración final.

Solo nos queda preparar el merengue. Ponemos un cazo al fuego con agua hirviendo. Ponemos encima un bol con 5 claras de huevo y le añadimos 200 g de azúcar. Con ayuda de unas varillas removemos sin parar hasta que el azúcar se haya disuelto. Sabremos que el azúcar está disuelta si al pellizcar un poco la mezcla no notamos los granos del azúcar. Este proceso tarda unos pocos minutos. Echamos la mezcla en el bol de la batidora y batimos con las varillas de globo para hacer el merengue. Es importante empezar a una velocidad baja y batir así unos 4 minutos. Cuando veamos que ha empezado a espumar, aumentamos la velocidad progresivamente hasta batir a máxima potencia. Desde que aumentamos la velocidad hasta que tengamos las claras listas vamos a tardar unos 10-12 minutos. Debemos obtener un merengue brillante y con picos firmes. Una vez listo, directo al molde para acabar la tarta. Echamos varios montones de merengue y los repartimos bruscamente por toda la superficie. Esta tarta es muy fácil de decorar, pues no requiere un acabado perfecto y liso, al contrario. Para acabar echamos los copos de coco tostados que teníamos reservados.  

Cualquier duda, mira el vídeo.

· Los comentarios en el blog están inhabilitados. Puedes comentar todo aquello que te apetezca sobre esta entrada en mi canal de YouTube o en cualquiera de mis redes sociales: Facebook, Instagram o Twitter.

CONVERSATION

Back
to top