MIS PRIMEROS CAKE POPS | Videoreceta


En realidad, los de hoy no son mis primeros cake pops, para mí son los segundos. Pero seguro que muchos de vosotros os animaréis por primera vez con los cake pops gracias a este vídeo tutorial. Estos pastelitos tan monos son rápidos de hacer, sencillos y, si cuidamos los ingredientes, están buenísimos. Además, una de las ideas del cake pop es aprovechar los restos de bizcocho que nos sobran al igualarlos para nuestras tartas. Si os queréis introducir aún más en el universo cake pop, tenéis que visitar el blog de la reina de los susodichos, Bakerella. Allí encontraréis multitud de recetas con todas las decoraciones imaginables.

Por cierto, si os interesa saber algo más de mí y del blog no os perdáis la entrevista que me han hecho en Mi mundo Philips.

VIDEORECETA


THE MJ COOKING SHOW (2x32)
DULCE Y PELIGROSA: Mis primeros Cake Pops

INGREDIENTES: 5-6 cakepops

120 grs. de restos de bizcocho
40 grs. de queso crema Philadelphia
20 grs. de azúcar glass
100 grs. de chocolate blanco
3 cucharadas de aceite de girasol
Colorante en gel "Blue Candy" de Wilton
Sprinkles y perlas comestibles

Utilidades:
Tabla de equivalencias para pesos

PREPARACIÓN:

¿Sabéis los restos de bizcocho que nos quedan cuando intentamos igualar nuestras tartas? Yo suelo congelarlos y luego los aprovecho. En esta ocasión vamos a usarlos para hacer unos cake pops sencillos, buenísimos y bien chulos.

Desmigamos la parte interior del bizcocho, evitando la corteza que siempre queda más tostada. Aunque también podríais poner todo en un robot y triturarlo. Lo echamos a un bol. Añadimos el queso Philadelphia y mezclamos. Incorporamos azúcar glass al gusto. Y mezclamos hasta que se haya absorvido todo. Con estas cantidades nos salen 5 o 6 cake pops, depende del tamaño. Yo los he hecho de unos 30 g aproximadamente.

Calentamos el chocolate blanco en el microondas, a baja temperatura y en intervalos de 15 segundos. Mezclamos e incorporamos poco a poco, hasta 3 cucharadas de aceite de girasol, también podéis añadirle mantequilla derretida. Nos ha de quedar una textura ligera para poder bañar nuestros cake pops.

Cogemos una porción de la mezcla de bizcocho y queso, y hacemos una bola. Y así hasta acabar con toda la masa. Mojamos los palitos en un poco de chocolate y los clavamos en nuetras bolas. Dejamos reposar en la nevera hasta que endurezca el chocolate completamente, una hora más o menos.

Teñimos el chocolate blanco, en esta ocasión he elegido un azul turquesa. Este tinte es especial para chocolate, también podéis utilizar tinte en polvo. Vamos incorporando tinte hasta obtener el color deseado. Sumergimos nuestras bolas, lo ideal es que el cake pop se pueda sumergir por completo en el chocolate. Una vez cubierto, lo dejamos secar boca arriba, yo he utilizado un corcho para clavar el palito.

Finlamente, decoramos como más nos guste: con sprinkles, azúcar de colores o perlas comestibles, para ser nuestros primeros cake pops no nos complicaremos demasiado. Lo ideal es prepararlos de un día para otro, tanto el relleno como la cobertura estarán mucho más ricos.

Cualquier duda, mira el vídeo.


CONVERSATION

Back
to top