RISOTTO DE ALCACHOFAS Y TOMATES CONFITADOS


Tengo más de 600 recetas en el blog y no muchas de arroz, así que a partir de ahora me he propuesto hacer como mínimo una al mes... ¡A todo el mundo le chifla el arroz en todas sus variantes! El risotto de hoy gustó mucho en casa y también en Instagram el día que subí la foto. La combinación con las alcachofas (en plena temporada) es fantástica.

INGREDIENTES: 2 personas

200 g de arroz Arborio
12-16 tomates cherrys
2 alcachofas
1/2 cebolla
1/2 limón
Queso parmesano
Caldo vegetal o de pollo
Aceite de oliva virgen extra
Pimienta negra
Sal
Albahaca seca

PREPARACIÓN:

Antes de ponernos con el risotto, vamos a preparar las alcachofas y los tomates. Limpiamos las hojas más duras de las alcachofas, hasta quedarnos prácticamente con el corazón. Retiramos los pelos del interior del corazón. Ponemos un bol con el zumo de 1/2 limón, donde iremos dejando las alcachofas.

Con ayuda de una mandolina vamos a cortar rodajas muy finas, también podéis cortarlas con un cuchillo. Vamos dejando las alcachofas en un bol con agua y el zumo de 1/2 limón. Una vez cortadas todas, las ponemos en una fuente de horno y echamos sal, pimienta recién molida y un chorrito de aceite. Removemos para que todas se empapen bien e introducimos en el horno previamente precalentado a 200ºC, opción arriba-abajo.

Lavamos bien los tomates y les quitamos el rabito. Colocamos los tomates en otra fuente de horno y echamos sal gorda, albahaca seca y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Removemos bien e introducimos en el horno junto con las alcachofas.

Los tomates estarán listos en unos 30 minutos, las alcachofas dependerá del grosor que las hayáis cortado, pero también estarán entre 30-40 minutos. Vamos removiendo cada 10 minutos. Una vez listo, reservamos en el horno con la puerta entreabierta para que mantenga el calor.

Vamos ya con el risotto. Picamos la cebolla. Ponemos 2 cucharadas soperas de aceite de oliva en una sartén y la sofreímos. Una vez transparente la cebolla, incorporamos el arroz y lo salteamos. Añadimos sal y pimienta al gusto. Removemos y echamos caldo hasta justo cubrir el arroz.

Cocemos a fuego medio durante 30 minutos. Vamos incorporando caldo a medida que el arroz se nos vaya quedando seco. Hay que tener cuidado de que el arroz no se nos pegue. A la hora de ir removiendo, hay que hacerlo con movimientos envolventes, veréis como va espesando sin ayuda de nata ni mantequilla. Cuando el arroz esté casi listo, echamos de 2 a 3 cucharadas soperas de parmesano rallado. Mezclamos bien y rectificamos de sal si fuera necesario. Servimos en el plato y cubrimos con los tomates confitados y las alcachofas.

¡Delicioso!

CONVERSATION

Back
to top