MENÚ PARA UNA CENA ROMÁNTICA | ESPECIAL SAN VALENTÍN | Videoreceta



Hoy os propongo un menú romántico con algunos ingredientes afrodisíacos (como el espárrago, el marisco o el chocolate). El menú se compone de dos entrantes, un plato principal y un postre. Muy fácil todo de hacer y relativamente rápido, ideal para sorprender a vuestro amor en San Valentín o cualquier fecha especial. Los platos elegidos son: un aguachile de carabineros, un ajoblanco de espárragos, un solomillo de cerdo ibérico sobre corazón de hojaldre (receta de Neus) y unas fresas con chocolate. ¡Viva el amor! ;)

VIDEORECETA


MENÚ PARA UNA CENA ROMÁNTICA

INGREDIENTES: 2 personas

Aguachile de carabineros:
6 carabineros (o gambas, langostinos, camarones...)
Cebolla morada (al gusto)
1/2 aguacate
1/2 pepino
Zumo de 6 limas
Ralladura de lima
1 chile
Pimienta
Sal

Ajoblanco de espárragos:
4-6 espárragos blancos frescos
100 g de almendras crudas
1 ajo
1 trozo de pan del día anterior
2 cucharadas de vinagre de Jerez
250 ml de agua
30 ml de aceite de oliva virgen extra
Cebollino
Sal

Solomillo de cerdo sobre cama de hojaldre:
1 solomillo de cerdo ibérico
1 lámina de hojaldre
Queso rulo de cabra
Huevo batido
1 cebolla caramelizada
Brotes tiernos
Arándanos rojos
Nueces
Vinagre de Módena
Aceite de oliva virgen extra
Pimienta
Sal

Fresas con chocolate:
Fresas
Chocolate negro para fundir 70%

Utilidades:
Tabla de equivalencias
Dónde comprar mis utensilios

PREPARACIÓN:

Primer entrante. Vamos a utilizar carabineros, pero podríamos hacer igual este aguachile con gambas, langostinos o camarones. Abrimos los carabineros crudos por la mitad y los limpiamos. Los colocamos en el zumo que hemos exprimido de 6 limas, o justo que les cubra, y dejamos macerar en la nevera durante 15 minutos. En otro bol ponemos unos trozos de cebolla morada cortados en juliana que también vamos a macerar 15 minutos en zumo de lima y una pizca de sal. Cortamos en finas láminas medio pepino bien lavado. Y estas a su vez las partimos por la mitad. Con ayuda de un descorazonador quitamos las pepitas del pepino y los dejamos con forma de media luna. Picamos finamente 1 chile fresco, la cantidad al gusto. Partimos también en finas láminas medio aguacate. Pasados los 15 minutos ponemos los carabineros a escurrir y reservamos el jugo. Pasamos a emplatar: colocamos 1/2 carabinero, 1 lámina de pepino y otra de aguacate, y así sucesivamente hasta acabar con  los carabineros. Colocamos las tiras de cebolla morada que teníamos macerando por encima. Salpimentamos. Echamos el chile picado, un poquito de ralladura de lima y, justo antes de servir, salseamos con el jugo de lima donde habíamos macerado los carabineros.

Segundo entrante: ajoblanco de espárragos blancos. Yo voy a utilizar espárragos frescos, pero si no los encontráis podéis utilizar de lata, aunque eso sí, que sean de calidad. Pelamos los espárragos con un pelador, las partes de abajo las pelaremos un par o tres veces y la parte de la punta una o dos, dependiendo del grosor. Igualamos las puntas y las cortamos como a una distancia de 2 o 3 dedos. Los troncos los cortamos en dos trozos. Hemos de cocer por separado el tronco de la punta del espárrago. Con este grosor y teniendo en cuenta que los vamos a triturar coceremos 3 minutos los troncos y 1 minuto las puntas. Sacamos y ponemos en un bol con agua fría con hielo para cortar la cocción. Dejamos enfriar y lo ponemos todo a escurrir. Vamos a preparar el ajoblanco. En un vaso americano echamos 100 g de almendras crudas de la variedad marcona, 1 ajo al que le hemos quitado el germen, un trozo del pan del día anterior, 30 ml de aceite de oliva virgen extra, sal, un par de cucharadas soperas de vinagre de Jerez y los troncos y puntas de los espárragos, aunque reservamos alguna punta para la presentación. Trituramos mientras añadimos 250 ml de agua fría. Probamos y rectificamos a nuestro gusto de sal, vinagre o aceite, también podemos añadir más agua si lo queremos más líquido. Lo pasamos todo por un colador fino. Servimos en el vasito de presentación. Espolvoreamos un poquito de cebollino fresco, colocamos una punta de espárrago en cada vasito y echamos unas gotitas de aceite de oliva virgen extra variedad Arbequina.


Preparamos el plato principal. Lo primero que haremos serán las tartaletas de hojaldre. Con un molde o cortapasta (a ser posible con forma de corazón) cortamos la lámina de hojaldre para sacar dos figuras por plato. Una la usaremos de base. Y a la otra le cortamos el interior, dejando un dedo de grosor aproximadamente y dándole (a ser posible) la misma forma de corazón. Nos mojamos la yema del dedo con agua y pintamos el borde de la base. Colocamos encima la figura de hojaldre hueca y la pegamos bien. Pinchamos con un tenedor el interior del hojaldre y pintamos con huevo batido con una pizca de sal. Horneamos a 200ºC con el horno precalentado durante unos 15 minutos o hasta que el hojaldre esté dorado. Cortamos en trozos de un par de dedos de grosor el solomillo de cerdo. Marcamos los medallones de carne en una sartén sin antiadherente con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Los hacemos unos 4 minutos por cada lado aproximadamente, dependiendo de como os guste la carne. Colocamos los medallones en una bandeja de horno, salamos ligeramente y colocamos encima de cada trozo un medallón de queso de cabra al que espolvorearemos un pelín de azúcar moreno (opcional). Al horno a gratinar durante 4-5 minutos. Mientras tanto rellenamos nuestras tartaletas de cebolla caramelizada. Una vez horneados, colocamos encima uno o dos trozos de solomillo, dependiendo del tamaño. Rematamos el plato con unos brotes tiernos de diferentes lechugas, unos trocitos de arándanos rojos secos picados, unos trocitos de nueces también picadas, sal, unas gotas de vinagre de Módena y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Para el postre, recurrimos a la fruta más romántica que es la fresa y, como no, al chocolate que también es afrodisíaco. Fundimos chocolate negro 70% en el microondas o al baño María. Lavamos y secamos las fresas. Pinchamos cada fresa con un palo de brocheta. Las mojamos en el chocolate fundido y las dejamos endurecer en una copa. En el fondo de la copa, podemos poner unos corazones de azúcar rosas a modo de decoración.

Cualquier duda, mira el vídeo.

· Los comentarios en el blog están inhabilitados. Puedes comentar todo aquello que te apetezca sobre esta entrada en mi canal de YouTube o en cualquiera de mis redes sociales: Facebook, Instagram o Twitter.

CONVERSATION

Back
to top