PÃO DE QUEIJO. Pan de queso brasileño


Seguimos con nuestro recorrido por el mundo a través de su panes más famosos. Esta vez viajamos hasta Brasil para descubrir su Pao de Queijo. Una receta muy curiosa por sus ingredientes y, por supuesto, también por su rico sabor. El ingrediente principal, aparte del queso, es el almidón de yuca, o mandioca como lo llaman en Brasil. Es 1 ingrediente pero lo necesitamos con dos tratamientos distintos: dulce y ácido. Hay recetas que solo usan almidón dulce, pero es recomendable poner también el ácido puesto que le dará más aire a la masa y hará que se formen los típicos agujeritos del pão de queijo.

Receta adaptada de:
Isamara Amâncio... https://youtu.be/CBX334s8MfY
Cupcakelandia... https://youtu.be/wsYyF7YSSsA

Un pan curioso y diferente, pensado más como un tentempié. ¡Hacedlo y me contáis!

RECETA EN VÍDEO


PÃO DE QUEIJO

INGREDIENTES:

106 g de polvo dulce (almidón de yuca/mandioca)
154 g de polvo ácido (almidón de yuca/mandioca)
210 ml de leche entera
98 g de aceite de girasol
2 huevos M (104 g en total)
5 g de sal
30 g de queso parmesano rallado
350 g de queso gouda rallado

Utilidades:
Tabla de equivalencias
Dónde comprar mis utensilios

PREPARACIÓN:

Mezclamos en un bol 106 g de polvo dulce y 154 g de polvo ácido. Reservamos. En un cazo al fuego echamos 210 ml de leche entera, 98 g de aceite de girasol y 5 g de sal. Removemos con ayuda de una cuchara de madera para que la sal se disuelva. Hemos de dejar en el fuego hasta que rompa a hervir. Vertemos sobre el bol donde teníamos el almidón de yuca a la vez que mezclamos con la cuchara de madera. Vamos removiendo hasta que todo esté bien integrado. Cuando veamos que cuesta trabajar la masa con la cuchara es el momento de meter las manos. Queda una masa un tanto aceitosa, pero es normal. La tendremos lista cuando obtengamos una masa fina y brillante, y donde todo esté bien integrado. 

Añadimos un par de huevos tamaño M. Vamos mezclando los huevos con la masa. Veréis que parece complicado, pues la masa se separa y da la sensación de que ya nunca se va a integrar. De hecho, al final queda una masa en bolitas y pringosa que no se unirá hasta que no echemos el queso. Esta operación nos llevará entre 5 y 10 minutos. Pasado este tiempo, incorporamos el queso. Yo en total voy a echar 30 g de queso parmesano rallado y 350 g de queso gouda rallado. Vamos incorporando el queso amasando con la mano, veremos al fin como la masa se vuelve a unir. La echamos en una bandeja, la aplanamos, tapamos con film transparente a piel y dejamos reposar en la nevera 30 minutos.

Pasado el tiempo nos untamos las manos con un poco de aceite para evitar que la masa se nos pegue a las manos. Cogemos porciones de unos 30 g aproximadante y las boleamos para hacer bolitas que vamos colocando en una bandeja sobre papel de hornear. Así hasta acabar con toda la masa. Con estas cantidades salen aproximadamente 30 paos de queijo. Al horno que tenemos precalentado a 200 ºC durante unos 20-25 minutos aproximadamente, hasta que veamos que estén dorados. Podéis congelarlos crudos y luego, simplemente, sacarlos y directos del congelador al horno. Se pueden comer fríos o calientes, pero siempre hay que comerlos en el mismo día, pues al día siguiente ya no están igual.

· Cualquier duda, mira el vídeo.

· Los comentarios en el blog están inhabilitados. Puedes comentar todo aquello que te apetezca sobre esta entrada en mi canal de YouTube o en cualquiera de mis redes sociales: Facebook, Instagram o Twitter.

CONVERSATION

Back
to top