PA DE PESSIC | El bizcocho típico catalán


El pa de pessic de Vic es el bizcocho catalán por excelencia. Tierno, suave y ultra esponjoso. Para hacerlo seguiremos la receta del famoso Gran Llibre de la Cuina Catalana. Es un bizcocho que nos sirve tanto para rellenar como para comerlo tal cual, pero con el par de acompañamientos que aquí os propongo, montaremos un postre o una merienda de auténtico escándalo.

PROMOCIÓN: La amasadora Kmix que uso en el vídeo cuenta con un potente motor de 1.000W, por lo que podrá amasar sin esfuerzo desde espumas hasta masas densas. Además, su bol de aluminio con asa tiene una capacidad de 5L. Tienes un 15% de descuento adicional en cualquier compra de la tienda online de Kenwood usando el código "MJ15".

RECETA EN VÍDEO


PA DE PESSIC

INGREDIENTES: molde de 20 cm

Para el bizcocho:
4 huevos L
100-125 g de azúcar
Ralladura de 1 limón
25 g de harina de trigo
75 g de maicena
15 g de levadura química

Para la mermelada de limón y jengibre:
3 limones grandes
1 cucharada colmada de miel
30-60 g de azúcar moreno
2 rodajas de jengibre fresco
50 ml de agua

Para la nata montada:
500 ml de nata para montar
2 cucharadas de azúcar glas

Utilidades:
Tabla de equivalencias
Dónde comprar mis utensilios

PREPARACIÓN:

Comenzamos separando las yemas de las claras de huevo. Montamos las claras en nuestra amasadora Kmix. Cuando empiece a espumar echamos la mitad del azúcar en forma de lluvia. Al principio empezamos a batir a una velocidad baja y cuando ya estén semi montadas subimos a una velocidad alta hasta conseguir picos firmes. Sin necesidad de limpiar la varilla de globo vamos a batir las 4 yemas con la otra mitad de azúcar. En total voy a echarle 100 g de azúcar, podéis echar entre 100 y 125 g. Batimos a velocidad alta hasta blanquear. Mientras tanto mezclamos 25 g de harina de trigo, 75 g de maicena y 15 g de levadura química. Removemos con una cuchara y reservamos. Las yemas ya están listas. Añadimos la ralladura de 1 limón, pero podéis echarle vainilla, naranja o el aroma que más os guste. Mezclamos y ya podemos incorporar la mezcla de harinas. Lo hacemos en 2 o 3 tandas, tamizándolas antes de echarlas. Batimos bien y ya solo nos quedará mezclar las claras montadas. Veréis que nos queda una masa muy densa, es por eso que le vamos a incorporar una primera tanda de claras montadas para aligerarla un poco. Mezclamos bien con la espátula. Ahora ya podemos ir incorporando las claras montadas por tandas con ayuda de una espátula y con movimientos envolventes. 

Tenemos el horno precalentado a 170 ºC. Rociamos todo el molde con spray desmoldante. En el fondo del molde le he puesto papel de hornear. Este es un molde desmontable de 20 cm. Volcamos la masa en el molde. Le damos unos golpecitos, así conseguimos que se iguale la masa y desaparezcan las posibles burbujas de aire. Horneamos en la parte baja con calor arriba-abajo durante 30-35 minutos. Recordad que teníamos el horno precalentado a 170 ºC. Antes de sacar el bizcocho del horno comprobamos que está bien cocido, o bien pinchando el centro con un palillo o moviéndolo para ver si baila por el centro. Si el palillo sale limpio o el centro no baila es que está perfecto. Sacamos del horno, dejamos reposar 5 minutos y desmoldamos. Dejamos enfriar totalmente sobre una rejilla. 

Vamos con los acompañamientos. Aprovechando que tenemos los limones de temporada, vamos a preparar una mermelada de limón, ideal para los amantes de los sabores cítricos. Limones ecológicos y de proximidad, no han recorrido ni un kilómetro del árbol a mi mesa. Necesitamos la piel de 3 limones grandes, es importante que solo cortéis la parte amarilla, pues la parte blanca amargará. Podríais directamente rallar la piel, pero yo prefiero laminarla y encontrarme los trocitos de piel en la mermelada. Acabamos de pelar bien los limones quitando la parte blanca. Troceamos los limones y al cazo junto con la piel. Echamos una cucharada colmada de miel y entre 30 y 60 g de azúcar moreno, esto dependerá de si queréis la mermelada más o menos dulce. Incorporamos 2 trozos de jengibre fresco y acabamos con 50 ml de agua. Removemos y dejamos reducir durante unos 25 minutos. Pasado el tiempo echamos la mermelada en un tarro hermético esterilizado. Si queréis podéis triturarla. 

Recuperamos nuestra amasadora kMix para echar en el vaso 500 ml de nata para montar bien fría. Recomiendo tenerla un mínimo de 24 horas en la nevera y 15 minutos en el congelador antes de montarla. Echamos azúcar glas al gusto, yo le he puesto 2 cucharadas. Y batimos con varillas a velocidad alta hasta que monte, podéis montarla más o menos dura. Como siempre, esto va al gusto. Para presentar servimos una porción de bizcocho, seguimos con una buena cucharada de nata montada y acabamos con otra buena cucharada de mermelada.

Cualquier duda, mira el vídeo.

· Los comentarios en el blog están inhabilitados. Puedes comentar todo aquello que te apetezca sobre esta entrada en mi canal de YouTube o en cualquiera de mis redes sociales: Facebook, Instagram o Twitter.

CONVERSATION

Back
to top