MINI CHEESECAKES DE CEREZAS Y GALLETAS OREO | VIDEORECETA



Hoy os traigo otra de mis cheesecakes, pero en formato mini, presentada en vasitos individuales. Es una forma de presentación perfecta para invitados, así nadie se pelea por el trozo más grande del pastel, jaja. Que sea mini, sin embargo, no significa que esté menos rica, ¡faltaría más!

Aprovechando las excelentes picotas que muy amablemente me enviaron desde Picota del Jerte, y ya que tuvo tanto éxito en casa la Cherry Cheesecake, no podía dejar pasar la oportunidad de hacer otra versión de esa unión tan fantástica que hacen el queso y las cerezas. Y como no podía ser de otra forma, el resultado volvió a ser espectacular. Si además, a esta combinación le sumamos las galletas Oreo, ¡qué os voy contar!

La receta está íntegramente realizada con el nuevo robot de Moulinex, el Cuisine Companion. Ya os comenté que estuve en la presentación que Jordi Cruz nos hizo a varios bloggers en ABaC, así que en este vídeo podréis ver de primera mano como se trabaja con este robot. Por supuesto, os dejo también la opción de hacer la receta sin él, es muy fácil.

VIDEORECETA


THE MJ COOKING SHOW (3x58)
DULCE Y PELIGROSA: Mini cheesecakes de cerezas y Oreo

INGREDIENTES: para 6 vasitos

350 g de cerezas (sin hueso)
8 galletas Oreo
3 hojas de gelatina (o 6 g de grenetina)
350 ml de nata para montar (crema para batir)
80 g de azúcar glass
150 g de queso mascarpone (o tipo crema)
Menta fresca

Utilidades:
Tabla de equivalencias

PREPARACIÓN:

En primer lugar quitamos los huesos de las cerezas, lo podemos hacer con un descorazonador o con ayuda de un cuchillo. Las reservamos en un bol. Ponemos las hojas de gelatina a hidratar en agua fría durante 5 minutos.

Elaboración con Cuisine Companion (CC):

Echamos las galletas Oreo en el bol del CC, ponemos la cuchilla picadora ultrablade y trituramos vel.4, 10 seg. Las reservamos en un bol. Limpiamos el robot con papel de cocina y echamos las cerezas, con la misma cuchilla las trituramos vel.12, 30 seg. Programamos el CC vel.5, 100ºC durante 3 min. En seguida se pondrá a hervir nuestra salsa de cerezas, cuando esto suceda incorporamos la gelatina por el bocal del vaso y dejamos que hierva durante 1 minuto más, hasta que la gelatina se haya disuelto totalmente. Echamos la salsa en un bol.

Limpiamos el bol y la tapa y montamos la nata. Recordad que la nata debe de esta muy fría para que monte sin problemas. Ponemos en el CC el accesorio batidor y programamos vel.6 durante 5 min. sin tapón. A medio batir, añadimos el azúcar al gusto por el bocal. Reservamos la nata en un bol.

Sin limpiar el bol de la CC echamos el queso y con el mismo accesorio batidor programamos vel.6 durante 10seg. De esta manera, reblandecemos el queso y lo podremos mezclar mejor con la nata.

Elaboración sin Cuisine Companion:

Trituramos las galletas oreo con una picadora o en un mortero. Reservamos.

Picamos las cerezas con la batidora hasta obtener una salsa ligera. Echamos en un cazo y ponemos a fuego medio hasta que rompa a hervir. En este momento incorporamos las hojas de gelatina hidratadas y removemos durante 1 minuto hasta que la gelatina se haya disuelto totalmente. Echamos la salsa en un bol para que se enfríe.

Con ayuda de unas varillas montamos la nata, recordad que debe de estar bien fría. Cuando empiece a montar, añadimos el azúcar al gusto.

Batimos el queso con ayuda de unas varillas manuales o eléctricas para incorporarlo mejor a la nata.

Para ambos procesos:

Incorporamos el queso a la nata en 3 veces, mezclando poco a poco con movimientos envolventes. Una vez bien mezclado, incorporamos la salsa de cerezas, muy importante hacerlo poco a poco y dejando caer la salsa en las paredes del bol, de esta manera se enfriará la salsa y no se nos cortará la nata. Vamos incorporando con movimientos envolventes. No echaremos toda la salsa, reservamos un poco para los vasitos.

Vamos ya con la presentación. Echamos en el fondo de cada vaso las galletas Oreo trituradas. Echamos un poco de salsa de cerezas por encima de las galletas y rematamos los vasos con la cheesecake. Tapamos con film y reservamos en la nevera durante un mínimo de 6 horas. Aunque es mucho mejor de un día para otro.

Justo antes de servir decoramos cada vaso con dos cerezas sin hueso y unas hojitas de menta. Recomiendo servirlo muy frío. Queda una textura estupenda, más parecida a una mousse, pero con todo el sabor a cheesecake... ¡Riquísima y nada empalagosa!

Cualquier duda, mira el vídeo.



CONVERSATION

Back
to top