5 CONSERVAS CASERAS | Trucos y consejos para cualquier tipo de conserva


Como sé que estos vídeos tan completos os encantan, he pensado que quizás os apetecía conocer todos los secretos y trucos que conozco alrededor de las conservas, y además seguro que me enseñáis nuevos trucos que aplicaré en mis futuras elaboraciones. El mundo de la conserva no es desconocido para mí, puesto que desde niña he visto a mi madre hacer las típicas conservas de tomate frito, pisto, mermelada, berenjenas en vinagre, etc. Yo he comido mermeladas en perfecto estado dos años después de hacerlas.

Aquí os dejo algunas ideas de conservas, pero las indicaciones son válidas para prácticamente cualquier tipo de conserva. Espero que os guste el vídeo, que os sirva de ayuda, que las hagáis y me digáis en los comentarios de YouTube vuestros trucos, vuestras conservas favoritas, y si queréis más vídeos de este tipo.

VIDEORECETA


5 CONSERVAS CASERAS

INGREDIENTES:

Melocotones en almíbar:
4 melocotones
1 litro de agua
500 g de azúcar

Anchoas en salazón:
1/2 kg de boquerones (previamente congelados)
Sal gorda
Agua

Tomates en aceite:
200 g de tomate seco
3 ajos
Aceite de oliva virgen extra
1 puñado de granos de pimienta

Limones confitados marroquíes:
4 limones
Sal gorda
Aceite de oliva virgen extra

Mermelada de higos:
1 kg de higos
1 kg de azúcar
1 limón

Utilidades:
Tabla de equivalencias
Dónde comprar mis utensilios

PREPARACIÓN:

ESTERILIZACIÓN DE LOS TARROS

Una parte importante en la conserva son los tarros, siempre mejor utilizarlos de vidrio, son más higiénicos y podemos esterilizarlos sin problema. Podéis utilizar tarros nuevos o reciclados, o incluso podéis utilizar tarros herméticos con cierre de goma, yo estos los suelo utilizar para conservas de consumo reciente. Hay dos maneras de esterilizarlos. La primera es poniendo los tarros y las tapas en una bandeja de horno y los esterilizamos en el horno precalentado a 100ºC durante 15 minutos. A los tarros con goma, debéis quitársela y esterilizarla en agua hirviendo. La otra manera, más tradicional, es poner los tarros y tapas en agua hirviendo y dejar durante 15 minutos. El agua debe cubrir todos los tarros. Una vez pasado el tiempo dejamos los tarros sobre un trapo limpio. Procurad no tocar el borde del tarro ni el interior de las tapas con las manos.

MELOCOTONES EN ALMÍBAR

Pelamos 4 melocotones. Una vez pelado le hacemos un corte por la mitad. presionamos y ya tenemos dos mitades. Con ayuda de una puntilla sacamos el hueso. En una olla vertemos 1 litro de agua embotellada y 500 g de azúcar. Llevamos a ebullición y retiramos la olla del fuego. Introducimos los melocotones, tapamos y dejamos reposar durante 3 horas. Pasado el tiempo ponemos los melocotones en el tarro. Volvemos a hervir el almíbar durante 5 minutos, rellenamos el tarro con el almíbar, cerramos y ya están listos para hacerles el vacío.

ANCHOAS EN SALAZÓN

Pedimos en la pescadería que nos quite la cabeza del boquerón, las tripas si se quedan no pasa nada. Antes de empezar la conserva hemos de congelar los boquerones durante 1 semana y descongelarlos en la nevera. Empezamos poniendo un dedo de sal gorda en un tarro. Vamos colocando los boquerones procurando que todos toquen la sal. Una capa de boquerones y otra de sal y así sucesivamente hasta completar el tarro. Acabamos con una capa de sal y echamos un chorrito de agua. Tapamos y a la nevera a esperar de 4 a 6 meses, aunque 1 hora después la sal habrá bajado, así que acabáis de rellenar y hacéis lo mismo una semana después. Luego ya os podéis olvidar.

Abrimos el tarro una vez pasados los 4 meses. Hay que desalar las anchoas muy bien, para eso hemos de cambiarles varias veces el agua. Podéis sobarlas, nombre que se le da al proceso de quitarle la piel, aunque yo no se la quito. Separamos los lomos de las espinas y escurrimos, una manera es secándolas con papel de cocina y dejándolas escurrir. Hay que limpiarlas muy bien y sobre todo quitarles la espinas, mejor con ayuda de unas pinzas. Una vez limpias las servimos acompañadas de un buen aceite de oliva virgen extra y un poquito de pimienta negra.

TOMATES SECOS EN ACEITE

Ponemos un cazo con agua y escaldamos los tomates de 3 a 5 minutos dependiendo de los secos que estén. Sacamos del agua y escurrimos. En un tarro echamos 3 dientes de ajo pelados,  un puñado de granos de pimienta y los tomates escaldados. Apretamos los tomates y cubrimos totalmente con aceite de oliva virgen extra. Hay quien le pone aceite de girasol para evitar que con el frío de la nevera se congele, yo prefiero ponerle aceite de oliva y luego saco los tomates minutos antes de utilizarlos para que se descongele el aceite. Conservar en la nevera hasta que se consuman todos, los tomates deben estar bien cubiertos de aceite para que duren muchos meses.

LIMONES CONFITADOS MARROQUÍES

Seguiré las instrucciones de Moha Fedal, el chef más famoso de Marruecos. Hacemos una cruz a los limones sin llegar al final. Abrimos el limón y lo rellenamos de sal gorda. Y al tarro. Los limones los hemos lavado bien bajo el grifo. Una vez que tenemos todos los limones hechos les echamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y a la nevera durante un mes, hasta pasado el mes no se pueden utilizar.

MERMELADA DE HIGOS

A la hora de hacer mermeladas hemos de elegir bien las frutas, que estén sanas y en su punto óptimo de maduración. Previamente la lavamos muy bien bajo el grifo. En el caso de los higos simplemente les cortamos el rabito, partimos en 4 trozos y estos por la mitad y directos al cazo. En total voy a hacer 1 kg de higos, al que añado el zumo de 1 limón y el azúcar y aquí viene el quid de la cuestión. Si queréis conservar en el tiempo esta mermelada debéis echar la misma cantidad de azúcar que de fruta, de esta manera se conservará durante meses fuera de la nevera. A partir de ahí podéis echarle menos cantidad pero la conservación en el tiempo no está garantizada. Yo suelo echarle una tercera parte de azúcar, porque no me gustan demasiado dulces, pero entonces el tiempo máximo que la tengo en la nevera es de un mes. Dejamos cocinar a fuego bajo durante 1 hora, removiendo de vez en cuando para que no se pegue. No todas las frutas necesitan el mismo tiempo, entre 30 minutos y 1 hora es lo habitual. Para comprobar el punto de la mermelada, basta con echar una cucharada en un plato y ver su consistencia. Todo dependerá del uso que vayáis a darle o de vuestro gusto, a mí me gusta más bien espesa. Podéis dejarla con los trozos grandes o triturarla más o menos según vuestro gusto, a mi me gusta con tropezones pero no tan grandes, así que siempre le doy un poco de batidora. Y directa a los tarros. Hay que llenar los tarros que queremos conservar largo tiempo hasta el borde. Cerramos y ya lo tenemos listo para hacer el vacío.

HACER EL VACÍO

Hay dos maneras de hacer el vacío. Una, dejando boca abajo los tarros durante 24 hora. O de la manera más tradicional, que es hirviéndolos. Para evitar que golpeen la base de la olla colocamos un trapo en el fondo, luego los tarros encima y acabamos de llenar de agua hasta que casi cubra la totalidad del tarro. Dejamos hervir durante 30 minutos. Otra cosa importante que recomiendo es etiquetar vuestras conservas, indicando que es y la fecha de producción.

Cualquier duda, mira el vídeo.

· Los comentarios en el blog están inhabilitados. Puedes comentar todo aquello que te apetezca sobre esta entrada en mi canal de YouTube o en cualquiera de mis redes sociales: Facebook, Instagram o Twitter.


CONVERSATION

Back
to top